'Us Cachorros' vuelven a reinar




No es fácil parar un tren de mercancías y menos con las manos vacías. Esa es la conclusión que sacamos de un equipo como el infantil de Vigo, favorito ya desde un principio y que ayer culminó con éxito un brillante torneo. De esta manera se fortalecen los pilares de un futuro equipo senior que huele la gloria desde bien abajo.

La víctima, menor en este caso solamente por el hecho de llegar a la final, se trataba de Rábano, un buen equipo con un gran portero, una excelente defensa y poco mas, aun así, lo suficiente para llegar al último partido con posibilidades y plantarle cara al favorito Vigo.
Estos dos equipos ya se enferentaron con anterioridad en este torneo con victoria apabullante para los nuestros, sin embargo lo de ayer era una final y a un partido todo puede pasar. Rábano plantó cara en una primera parte muy disputada en la que incluso llegaron a ir muchos minutos por delante en el marcador.
Los nervios propios de una final, los fantasmas de volver a caer en el último partido, el exceso de confianza y la buena primera mitad de los amarillos de Rábano, no auguraban buenos presagios y dificultaban en exceso el juego de Vigo. Un espejismo. Cercano el descanso, Christian, que posteriormente se convirtió en el MVP de la final, puso las tablas en el marcador devolviendo la confianza a un equipo que comenzaba a acusar la falta de puntería.

Tras el descanso Vigo dio la vuelta al partido en una buena jugada trenzada de todo el equipo. El segundo gol devolvió la tranquilidad a los verdes y fue entonces cuando los balones que antes no entraban, ahora sí lo hacían, la confianza que antes faltaba, ahora sobraba, se gustaban, el físico de los que mandaban en el marcador, iba mermando cada vez mas la moral de los amarillos que veían como eran superados una y otra vez con letales contraataques, los goles iban cayendo uno tras otro, Christian, Erik, Diego y Martín fueron los artífices de los 6 goles que finalmente marcó Vigo, el Beckenbahuer de Rábano, posiblemente el mejor defensa del torneo, maquilló el marcador con un segundo gol de falta directa.

Con este triunfo, los infantiles de Vigo cumplen los pronosticos y recuperan el trono que se les escapó el año pasado. Muchas felicidades para todos ellos y ahora toca disfrutar del resto del verano.