¡Vigo alevín, campeón de futbito de Sanabria!


 

Los alevines de Vigo se llevaron el XXXVI campeonato de Sanabria de futbito poniendo broche de oro a la magnífica y remarcable participación del pueblo, el único de la comarca que presentó equipos en las cinco categorías que conforman este clásico torneo estival que se disputa en El Puente.

El entusiasmo y calidad futbolística de los rapaces de Vigo, bajo la magistral dirección de la dupla técnica compuesta por Guillem y Sergio, compensó el escandaloso déficit que desde hace años arrastra el pueblo: la ausencia de una pista polideportiva donde poderse entrenar en igualdad de condiciones a las de la mayoría de sus rivales, sí dotados de esas instalaciones.

No importa. Ya fuera en el prado del Llumbeiro –maravillosamente acondicionado para el deleite balompédico de los chavales- o en el maltratado pero fraterno campo de los Adiles, los futbolistas de Vigo se prepararon a conciencia para lograr el anhelado botín: campeones en alevines y un más que meritorio tercer puesto en infantiles, con un equipo formado, en este caso, por una mayoría de jugadores de categoría inferior.

Los alevines fueron de menos a más en el campeonato. Supieron sufrir y asimilar la derrota en fase previa contra el gran rival, el equipo de Trefacio (4 a 2 adverso). Antes superaron por la mínima a Cobreros (1-0) y resolvieron con solvencia el duelo ante Ribadelago (4-1). Tras el traspiés comentado ante Trefacio, llegó la explosión de juego de los vigueses, que vapulearon al conjunto de Puebla por 9-2 en un vendaval de acciones espectaculares coronadas con goles de bellísima factura.

De esta forma, Vigo se clasificó para la gran final como segundo de grupo. Esperaba el rival más complicado, el equipo de Trefacio, cuya pétrea solidez le había llevado a liderar la fase previa. Un encuentro que antes de empezar ya vivió momentos de tensión. Mal que pese, el reglamento debe cumplirse y al final imperó la deportividad, de lo que nos alegramos.

Resueltos esos prolegómenos, el partido empezó de mala manera para Vigo, que vio cómo su rival se adelantaba en el marcador. Sin embargo, con perseverancia y sin perder la compostura, nuestros alevines demostraron su raza de campeones dando la vuelta al marcador con tantos del goleador Hugo Estrada –pichichi del campeonato– y del Beckenbauer y baluarte defensivo de Vigo, Hugo, el rapaz de Censi y Toño.

A continuación. nuestros jugadores supieron defender con uñas y dientes el resultado. Las grandes intervenciones de los porteros Juan y Álex llevaron a buen puerto la tácticta ‘amarrategui’ del míster Guillem, que siguió, con buen criterio, aquella máxima que reza que ‘las finales no se juegan: se ganan’.

Y al carer la noche, y como no podía ser de otra manera, los campeones fueron recibidos en loor de multitudes en el mítico prado del bar L’ Escuela, donde ya brillan con luz propia, por cierto, las dos copas logradas este verano. Celso y María Jesús deberán pensar en habilitar una Sala de Trofeos. ¡La cantera de promesas futbolísticas de Vigo funciona a pleno rendimiento!

Plantilla del equipo alevín de Vigo: Juan, Alex, Martín, Hugo, Jaime, Raúl, Víctor, Hugo Estrada, Cristian (capitán) y Eric.

Fuente